martes, 15 de octubre de 2013

Los proyectos en las manos de nuestro Dios y Padre

Cada vez que la nube se levantaba de la Tienda, los israelitas se ponían en marcha; y donde la nube se detenía, allí acampaban.
Dependiendo de lo que el Señor les indicara, los israelitas se ponían en marcha o acampaban; y todo el tiempo que la nube reposaba sobre el santuario, se quedaban allí. Números 9:17-18


Que nuestros afanes, nuestra impaciencia y temores no impidan ver los tiempos de Dios en nuestros proyectos y decisiones; todo debe estar sometido al señorío de Cristo.Veamos en el libro de Rut, cuando Noemí junto con su familia salen de Belén a tierra de Moab, lugar en el que  murió su esposo y sus dos hijos; este libro no registra la decisión de esta familia en las manos de Dios, y así muchos de nosotros hacemos cosas sin contar con la dirección de Dios, porque confiamos en nuestra propia prudencia; y a veces las cosas no salen bien y es al Todopoderoso a quien culpamos de nuestras malas decisiones: Y ella les dijo: No me llaméis Noemí, llamadme Mara, porque el trato del Todopoderoso me ha llenado de amargura.
Llena me fui, pero vacía me ha hecho volver el SEÑOR. ¿Por qué me llamáis Noemí, ya que el SEÑOR ha dado testimonio contra mí y el Todopoderoso me ha afligido? Rut 1:21-22 


Dios les colme de grandes bendiciones.




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario