jueves, 6 de octubre de 2011

Nuestra Seguridad en Dios


"Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé, y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí, y no te deseché.  No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.  He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo.  Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra.  Porque yo el Señor soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo".  Isaías 41:9-13

Si en algo debemos confiar es en nuestro Eterno Dios, en Él estamos seguros, "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos" (Hebreos 13:8).
Que Dios les bendiga.

1 comentario:

  1. Hola Margarita, ¿cómo estás? Hace poco tiempo estuve viviendo momentos muy difíciles. Y en uno de esos días -en el lugar donde me congrego- el pastor predicó en base a estos versículos de Isaías 41. Y fue un balsamo para mí, como ahora lo fue al leerlo aquí. Gracias por dedicarte a este blog. A veces creo que no estás tan "a solas con Jesús", porque nos traes contigo ante su presencia. ¿Sabés? muchas personas no hacen comentarios, pero leen con gran 'sed'. Bendiciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar