domingo, 4 de diciembre de 2011

Momentos de aflicción

Tú, que dabas lecciones a muchos y fortalecías al débil;  tú, que animabas a levantarse al
que caía y sostenías al que estaba por caer,  ¿te acobardas y pierdes el valor
ahora que te toca sufrir? Tú, que eres un fiel servidor de Dios, un hombre de recta
conducta, ¿cómo es que no tienes plena confianza? Piensa, a ver si recuerdas un solo caso
de un inocente que haya sido destruido. La experiencia me ha enseñado que los que
siembran crimen y maldad cosechan lo que antes sembraron. Job 4:3-8

No es fácil gozarnos en momentos de aflicción, pero tenemos al Espíritu Santo quien ha derramado en nuestros corazones el amor de Dios,  ayudándonos a gloriarnos en las tribulaciones  (Romanos 5:3-5).

Bendiciones

1 comentario:

  1. Es verdad mi querida Margarita. No es fácil, pero para Dios TODO es posible. ¡Glorias a ÉL! Y por eso nos enseña tantas veces cómo debemos actuar. Salmo 55:22. 1 pedro 5:7. Salmo 37:5. ... Nos recuerda no temer, nos dice que Su Palabra no vuelve vacía que cumple el fin para el cual fue creada. Quien se mantiene firme en la Palabra, creyendo en las promesas: ¡vence! Y ¡NO mira las circunstancias!!! Dios los bendiga y guarde. Ningún arma forjada contra ti prosperará. Un abrazo desde Uruguay.

    ResponderEliminar