martes, 17 de enero de 2012

Santificandonos cada día

Así pues, renueven las fuerzas de sus manos cansadas y de sus rodillas debilitadas
y busquen el camino derecho, para que sane el pie que está cojo y no se tuerza más. Procuren estar en paz con todos y llevar una vida santa; pues sin la santidad, nadie podrá ver al Señor.

Hebreo 12:12-14
Una vida sin santidad no tiene razón de ser, para el que dice ser CRISTIANO.Busquemos cada día la santidad, apartándonos del mundo en sus placeres y desenfrenos pasionales; vivamos una vida libre en Cristo, negándonos a la carne.    

Santifícalos en la verdad; tu palabra es la verdad. Juan17:17
Dios les colme de bendiciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario