sábado, 26 de abril de 2014

La protección divina


Cuando nuestro Eterno Dios nos tiene cercados nada ni nadie podrá hacernos frente, nadie podrá hacernos daño.  
...Si Dios está de nuestra parte, ¿quién puede estar en contra nuestra? Romanos 8:31

Por tu gran poder vencimos a nuestros enemigos; ¡destruimos a nuestros agresores! 
Yo no pondría mi confianza en mi arco y en mis flechas, ni pensaría que mi espada podría darme la victoria; 
¡fuiste tú quien nos hizo vencer a nuestros enemigos!, ¡fuiste tú quien puso en vergüenza a nuestros adversarios! 
Dios nuestro, ¡siempre te alabaremos!, ¡siempre te daremos gracias! Salmos 44:5-8

Dios les bendiga siempre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario